El encanto del Turismo Rural

0

Hoy día existe una tendencia generalizada a escapar de la polución y el estrés de las ciudades. Las prisas, los agobios, las carreras y los nervios, son moneda habitual en los grandes entramados urbanos, por lo que salir al campo se ha convertido en una necesidad real, para algunos insalvable.

Casa rural
Alojamiento de turismo rural

Ésta es la razón fundamental del auge que hoy está viviendo el turismo rural. Son muchos los hoteles, hostales, casas rurales, albergues, granjas escuela, etc., de reciente construcción, o acondicionamiento. Y es que, hablando en términos económicos, en el turismo rural hay un verdadero filón.

Beneficios del turismo rural

  • Escapar de la ciudad. La relajación y el olvido de los problemas y quehaceres de la vida cotidiana suele ser uno de los motivos fundamentales del viajero.
  • Espíritu de aventura. El turismo rural se asocia a menudo al turismo de aventura. Y es que la naturaleza ofrece posibilidades sorprendentes: senderismo, mountain bike, piragüismo, buceo… y para los más osados: descenso de cañones, puenting, parapente…
  • Contacto con la cultura profunda del país. Para aquellos interesados en la antropología o la historia, las zonas rurales suelen resultar un verdadero tesoro. El románico en estado puro, las casas de piedra, los castillos medievales… todo ello resulta tremendamente enriquecedor, sobre todo, si se deja volar la imaginación.
  • Experiencias para los niños. Con los niños suele ocurrir algo inesperado. Muchos niños se encuentran a disgusto en la naturaleza, lejos de los grandes centros de ocio, la televisión u otros entretenimientos. Sin embargo, poco a poco suelen hacerse a la nueva realidad, y si existen actividades adecuadas para ellos ¡en tres días se lo están pasando como locos!
  • La mascota no se queda en casa. Un motivo curioso para viajar de esta forma es que el perro no se queda en casa. Muchas casas de agroturismo presentan la posibilidad de cobijar a este pequeño compañero. Dichos establecimientos vienen bien señalizados en gran parte de las guías de turismo rural.
  • Un acercamiento a la ciencia. Los observatorios de fauna suelen ser realmente codiciados. Y es que todos los días no se tiene la experiencia de ver un oso desperezándose, o a un lince cazando.
  • Turismo gastronómico. Y para después de las excursiones, las zonas rurales reservan uno de sus más grandes secretos: los guisos tradicionales ¡Un verdadero lujo!

¿Qué gestiones realizar?

Existen diferentes modelos de viajes, a gusto del consumidor:

  1. Por cuenta propia. Hay quien toma sus maletas y se va sólo o con su familia a pasar el tiempo en una casa rural, un albergue o una granja escuela. Esta modalidad tiene por máxima ventaja la libertad que supone no depender de nadie.
  2. En grupo organizado. Un gran grupo también presenta grandes ventajas, sobre todo, en lo que respecta a las relaciones humanas. Además, si el viaje es contratado, pueden existir descuentos para grupos numerosos y así conseguir un viaje barato más facilmente..
  3. A través de una agencia. Muchos viajes contratados suelen disponer de un programa fijado de antemano. Presentan una gran variedad de actividades de ocio y deportivas. Sin embargo, su gran desventaja suele ser la dificultad para tomar contacto real con lo más profundo del entramado rural. Así lo atestiguan, al menos, los propios viajeros.

El caso concreto de los albergues

Los albergues suelen ser casas amplias de las que los excursionistas pueden gozar por poco precio que se sitúan, a menudo, en zonas realmente privilegiadas, y que suelen depender de organismos públicos. Para acceder a un albergue suele ser necesario un carnet de alberguista. Hacerse con uno es sencillo: sólo debe acudirse al ayuntamiento, solicitarlo y pagar un pequeño precio, que rara vez supera los 5 euros. Luego, sólo queda contratar la casa y pagar por ella, que en caso de ir un grupo de personas saldría a un precio realmente irrisorio.

Dejar respuesta