Suelos a prueba de clientes para nuestro alojamiento rural

0

Tal vez el título de este artículo sea un poco alarmante, en cuanto al “a prueba de clientes”, pero es cierto que en más de una ocasión nos hemos encontrado con más de un caso de casas rurales donde tras el paso de unos clientes con poco cuidado para lo que no es suyo han convertido el suelo de nuestras cocina en un “campo de guerra”, con placas rotas o con el esmalte saltado, manchas que no salen, etc.

Cocina casa rural destrozada
Cocina destrozada de la casa rural de A Baña

Hablamos de los suelos vinílicos lisos. Los suelos que prácticamente se utilizan en los todas las cocinas de hoteles y restaurantes, cuyas características básicas son su resistencia, durabilidad, antideslizamiento e higiene.

Son varios los hoteles rurales que tienen en cuenta estos suelos antideslizantes a la hora de reformar sus cocinas o cuando se trata de nueva construcción.

Y se trata, por tanto, de una opción más que a considerar si necesitamos reformar nuestra casa rural o sólo el apartado de la cocina. Nuestros clientes agradecerán la utilidad de estos suelos, sin lechadas oscuras (que a todas luces les hacen pensar en suciedad, aunque sólo sea un envejecimiento por el paso del tiempo), sin restos de comida que se quedan en esas juntas entre placas o azulejos …

Estos suelos cuentan con propiedades altamente antideslizantes por lo que también evitamos posibles peligros si un cliente se cae en la cocina de nuestro alojamiento rural.

Y para los que hacen un uso más “intenso” de nuestras cocinas, nos permite tener la confianza de que este suelo aguantará mucho mejor ese “trote” diario.

En cuanto a los costes de instalar un suelo vinílico en vez del típico de plaquetas o azulejos, pues no es tan elevado, y más pensando en los beneficios que trae uno con respecto al otro. También depende de las dimensiones y el tipo de suelo que se quiera elegir.